Petits guerrers amb cara d’àngel – Pequeños guerreros con cara de ángel


Fa uns anys, a l’inici del meu camí com a professora d’interpretació, em vaig trobar “sola ante el peligro”  amb una colla de nens d’entre 6 i 9 anys com a alumnes, petits guerrers amb cara d’àngel preparats per a mesurar forces.

Al principi, em va costar una mica trobar l’equilibri entre la disciplina i el lleure. Poc a poc, ells em van ensenyar i jo vaig aprendre. Ells van ser, i són, els meus grans mestres. Són grans inspiradors de la tècnica teatral ja que tenen l’habilitat innata de respondre als estímuls, de comunicar i transmetre, de sentir, d’expressar i entrar dins el joc de la improvisació de manera magistral.

Ells m’han ensenyat que la imaginació i les ganes de jugar són un motor imparable per a la improvisació. Són grans entusiastes, i tenen una capacitat increïble per construir quan se’ls hi ofereix l’oportunitat. Alguns dels ingredients per a acompanyar-los en el procés teatral? rigor i flexibilitat; treball divertit però seriós; no fem el “tonto”, juguem.

En ells veig el diamant en brut que molts adults portem dins, i que, amb els anys, s’ha anat oprimint i vetant. Alguns adults pensen que tant d’instint, tant de joc, no són propis d’un ésser “adult”. Hi ha qui es mor de ganes de provar-ho però, degut a perjudicis envers lo desconegut, s’ho estalvia. D’altres no saben que existeix la possibilitat de retrobar el nen que van ser però amb tota l’experiència d’adult com a valor afegit, i que, combinat, aporten una bomba creativa i de creixement personal.

Defenso plenament el teatre com a assignatura escolar ja que treballa valors i aptituds tant imprescindibles, per a la formació personal, com la confiança, l’esperit de col·laboració i la creativitat. Defenso també la inclusió de la dramatització i el teatre en la vida adulta per poder tornar a ser més espontanis, a escoltar, a aprendre dels altres i de nosaltres mateixos, a gaudir com quan érem petits grans guerrers amb cara d’àngel sense oblidar com som ara, la nostra experiència acumulada.

 PEQUEÑOS GUERREROS CON CARA DE ÁNGEL

Hace unos años, al inicio de mi camino como profesora de interpretación, me encontré “sola ante el peligro” ante un grupo de niños de entre 6 y 9 años como alumnos, pequeños guerreros con cara de ángel preparados para medir fuerzas.

Al principio, me costó un poco encontrar el equilibrio entre la disciplina y el ocio. Poco a poco, ellos me enseñaron y yo aprendí. Ellos fueron, y son, mis grandes maestros. Son grandes inspiradores de la técnica teatral ya que tienen la habilidad innata de responder a los estímulos, de comunicar y transmitir, de sentir, de expresar y entrar en el juego de la improvisación de manera magistral.

Ellos me han enseñado que la imaginación y las ganas de jugar son un motor imparable para la improvisación. Son grandes entusiastas, y tienen una capacidad increíble para construir cuando se les ofrece la oportunidad. Algunos de los ingredientes para acompañarlos en el proceso teatral? rigor y flexibilidad, trabajo divertido pero serio, no hacemos el “tonto”, jugamos.

En ellos veo el diamante en bruto que muchos adultos llevamos dentro, y que, con los años, hemos ido oprimiendo y vetando. Algunos adultos piensan que tanto instinto, tanto de juego, no son propios de un ser “adulto”. Hay quien se muere de ganas de probarlo pero, debido a perjuicios hacia lo desconocido, se lo ahorra. Otros no saben que existe la posibilidad de reencontrar el niño que fueron pero con toda la experiencia de adulto como valor añadido, y que, combinado, aportan una bomba creativa y de crecimiento personal.

Defiendo el teatro como asignatura escolar ya que trabaja valores y aptitudes tan imprescindibles, para la formación personal, como la confianza, el espíritu de colaboración y la creatividad. Defiendo también la inclusión de la dramatización y el teatro en la vida adulta para poder volver a ser más espontáneos, a escuchar, a aprender de los demás y de nosotros mismos, a disfrutar como cuando éramos pequeños grandes guerreros con cara de ángel sin olvidar cómo somos ahora, nuestra experiencia acumulada.

Anuncios

3 pensamientos en “Petits guerrers amb cara d’àngel – Pequeños guerreros con cara de ángel

  1. me encanta tu entrada Emma. Que bueno es esa bomba creativa y de crecimiento personal! Estoy completamente de acuerdo contigo y defiendo el teatro por su poder para enseñarnos lo que más necesitamos hoy: la colaboración, la creativdad y la esucha. Añadiría lo que explicas en la entrada anterior: que nos hace aprender a expresarnos.

    • Gracias Dianne,
      Recuperar las ganas de jugar con lo que somos más capaces de expresar sin temer por el qué diran. A partir de ahi las respuestas creativas fluyen con más facilidad. Todo un reto. La buena noticia? que es posible superar este reto;)

  2. Pingback: Disfrutar Comunicant – Disfrutar Comunicando | Emma Dalmases

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s